Carmen MARISCAL

gestación

  • AÑO: 2003
    DIMENSIONES: 20 x 30 x 8 cm
    TÉCNICA: fotografía
    MODALIDAD: fotografia
  • Dentro de esta caja fría y de limpieza impecable se encuentran cuatro huevos cálidos que flotan en un círculo. Los huevos flotan detrás de una imagen transparente cuyo olor apenas se percibe como una brisa suave y fresca. La imagen es una fotografía de un vientre embarazado con manos que lo sostienen por encima y por debajo.

    En la sinestesia que produce esta pieza el olor principal que se percibe es el olor a nuevo, a limpio pero a la vez a cálido ya que alude a los bebés que nacerán de esta gestación. El olor de un recién nacido hace que los adultos sientan ganas de abrazarlo y protegerlo. A su vez, cuando un bebé nace, su relación con el mundo es casi toda en torno al sentido del olfato. Como dicen Daphne y Charles Maurer en su libro “El mundo del recién nacido”:

    <Su mundo le huele a él tanto como nuestro mundo nos huele a nosotros, pero él no percibe los olores como si provinieran solamente de su nariz. Él escucha olores, ve olores y siente olores también. Su mundo es una mezcla de aromas fuertes y sonidos fuertes –sonidos que huelen a amargo y cosas que mira que huelen a dulce y presiones contra su piel que huele ácido. Si pudiéramos visitar el mundo de un recién nacido pensaríamos que estamos en una perfumería alucinatoria>.

    En la pieza Gestación los cuatro huevos hacen referencia a la vida que se está creando, a la fábrica de la humanidad y para mí este olor a creación limpia y cálida despierta un sentimiento de esperanza y protección.

    Carmen Mariscal

  • Exposiciones

    Compartir/share: Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+