Jesús GALDÓN

hermes enlloc

  • AÑO: 2006
    DIMENSIONES: 170 x 65 cm.
    TÉCNICA: Fotografía y acrílico sobre tela detrás de bastidor
  • El olor tiene un componente nostálgico que, para mí, lo vincula al aspecto más íntimo y recóndito. Por dos razones: el olor no tiene un lenguaje en el que pueda transcribirse de forma más o menos reglada y, por esta misma razón, la memoria del olor permanece en cada uno de nosotros como un referente vital intransferible.

    Cada vez que en invierno voy a Quesa, pequeño pueblo rural de Valencia, límite entre las raíces y el árbol de mi génesis, se pone en marcha el interruptor de una memoria que no puedo compartir: zapatillas húmedas, pies fríos y nariz roja; manos cortando el aire con los ojos llorosos; silencio y paredes encaladas; olor de hogar, de algarrobos, humo, niebla y escarcha de la mañana, tierra helada…

    Esto que para mí constituye una sensación de libertad no se puede transmitir sino mediante un discurso metafórico, paraboloide y distorsionado que parte de una emoción. Si le preguntase a cualquier otra persona acerca de este olor, en este mismo lugar, en aquella misma fecha, me explicará quizá un borrador de su sentir, al igual que yo, impreciso.

    Así, todos somos mensajeros de un mensaje indescifrable, que acaba siendo un secreto involuntario de una niñez que sobrevive como paradigma de entendimiento entre el yo y el mundo.

    La representación de Hermes como un joven con proporciones áureas, de mármol patinando hasta el terciopelo nácar de piel desnuda, transmite un sentido de ser volátil. Apoyado en las pequeñas alas en los pies o en la cabeza, Hermes se eleva en el tiempo hasta confundirse en transparencia, desapareciendo y apareciendo en cualquier lugar, en cualquier momento. En el mundo de las ideas, viene a escondidas detrás del andamio y se manifiesta en el blanco de la pintura, llevando dentro del perímetro de su transparencia los colores que me guían para explicar el mundo.

    Alguna vez he visto de nuevo, al respirar por la nariz el aire frío del invierno, el mensaje envuelto en la transparencia cristalina de mi cuerpo: como todos tantas veces, Hermes en ninguna parte.

    Jesús Galdón

  • Exposiciones

    - olor de Cadaqués. Percepciones olfativas de la colección olorVISUAL
  • Compartir/share: Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+