Dejarse llevar por el olfato

Hay distintas formas de coleccionar, y ninguna de ellas se puede decir que sea mejor que otra. Es bueno empezar a coleccionar sin prisas, pero sabiendo qué se quiere. En el caso de la colección olorVISUAL, existe una línea muy clara: el objeto adquirido debe «desprender» olor para que entre a formar parte de ésta. Con ello no me estoy refiriendo físicamente, sino que debe evocar un recuerdo olfativo para el coleccionista.

El artista habitualmente ha desarrollado los sentidos de la visión y el tacto, dejando de lado el sentido del olfato, ya que éste es más difícil de reflejar, y porque la sensibilidad olfativa en nuestro sistema cultural está ignorada y por lo tanto, muy poco desarrollada. De todas formas, algunos colores nos evocan a sensaciones, a recuerdos olfativos, aunque sin duda son recuerdos muy subjetivos.

Cuando el artista crea su obra, su composición no se basa en la sensación, sino en el recuerdo de las sensaciones. El arte existe para estimular nuestro espíritu y para desafiar nuestro modo de percibir la expresión creativa. La colección olorVISUAL existe para estimular nuestro espíritu artístico y olfativo.

El olor impregna la memoria, pero es invisible, es como si emanara de su interior, parece surgir del interior de los objetos… Así lo percibe el coleccionista y bajo esta premisa va formando esta colección.

Cristina Agàpito Bruguera
Dirección-Conservación

javierCampano